X-Men: Apocalipsis, un pobre cierre para una trilogía que prometía

Se sumaron grandes actores (Olivia Munn y Oscar Isaac). Se renovaron varias caras (los nuevos X-Men). Inclusive se usaron algunos elementos estéticos más apegados a las historietas, pero todo eso quedó en nada… o casi nada.

X-Men: Apocalipsis se estrenó este jueves 19 de mayo en los cines, bajo la dirección de un experimentado Bryan Singer, quien a pesar de habernos sorprendido de buena forma con X-Men: Primera Generación, termina por matar la trilogía que él mismo armó, con esta, su peor parte.

Precedida por Días del Futuro Pasado (2014) y Primera Generación (2011), Apocalipsis representa un gran avance en efectos especiales, mas un gran retroceso en argumento y consistencia. Sin ir más lejos, su villano en quien gira en definitiva la película, es lo más débil que posee.

Oscar Isaac interpreta a Apocalipsis | 20th Century Fox

Aun cuando Oscar Isaac se enfunda bajo un exacerbado maquillaje azul, su rol es completamente olvidable e inclusive tonto, confirmando todos los temores de los fans que se sintieron defraudados por el aspecto del personaje, completamente alejado de las historietas.

El grupo de personajes principales –a quienes conocimos en Primera Generación– hacen un buen trabajo actoral, siendo Michael Fassbender y James McAvoy los más destacados, llegando incluso a emocionar. Es quizás ahí donde uno puede no quitar todo crédito a la película, que deja muy abierta la puerta a nuevas entregas de los mutantes, pero con la necesidad de comenzar a mejorar varias cosas.

El rol de los nuevos mutantes es preciso, mientras que Quicksilver vuelve a hacer su magia, pero con mucho más tiempo en pantalla (esto no es un spoiler, es su poder -duh-). Olivia Munn está totalmente desaprovechada, teniendo un par de minutos más de lo que ya se vio en tráilers.

Olivia Munn es Psylocke | 20th Century Fox

Al igual que sus competidoras, Batman v Superman y Capitán América: Civil War, su historia pasa por darle la explicación al conflicto para luego ir a la acción. Pero en ésta se hace mucho más lento el transcurso. El final deja muchas cosas abiertas y sí, increíblemente dan ganas de más.

Muchos críticos han apuntado a Singer, quien no tiene mucho más que entregar para esta saga. Me sumo totalmente: es tiempo de pasar la posta a un nuevo director, aunque no necesariamente con idea de renovar todo, sino tomando lo mejor y dando sentido a lo peor.

Para el fan de las historietas, igual habrán geniales guiños por lo que no aconsejaría dejar de verla. Quizás no en la semana de estreno (se ahorran las restricciones de descuento), pero sí para verla unos días después, yendo sin ninguna expectativa (créanme, es lo mejor).

X-Men: Apocalipsis, de 2 horas y 20 minutos, es en definitiva una pobre película para cerrar una trilogía que prometía, y mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s